Clausulas suelo en empresas y autónomos

Guía publicada por:

Al igual que la vivienda particular, las empresas se encuentran en supuestos en los que tienen un local, una finca o una nave financiada mediante préstamos hipotecario y que ahora, al reducirse el tipo de interés, se descubre que tenia establecida una cláusula suelo.

Recientemente el Tribunal Supremo ha anulado la cláusula suelo de algunas hipotecas, alegando que el banco no informó suficientemente a sus clientes sobre dicha cláusula y sobre sus consecuencias. Por ello, ahora las empresas se preguntan si también es anulable la cláusula suelo que aparece en la hipoteca de su nave o su local.

Por el momento la sentencia del Tribunal Supremo se refiere a las hipotecas con determinadas entidades financieras y en préstamos con particulares, por lo que en principio, los argumentos utilizados por el Supremo en esta sentencia no serían aplicables a las empresas.

No obstante, podemos acudir a otros argumentos para intentar anular la cláusula suelo de su hipoteca, y reclamar que no se la apliquen en el futuro, incluso reclamar que le devuelvan las cantidades cobradas de más en el pasado). Y ello porque en los contratos entre empresas también pueden impugnarse cláusulas que se consideren abusivas, siempre que se cumplan algunos requisitos:

  • Falta de reciprocidad. Es decir, cuando no exista igualdad de obligaciones y derechos entre el banco y su empresa. Podrá utilizar este argumento si su hipoteca fija un "suelo" pero no un "techo".
  • Falta de proporcionalidad. Aunque su hipoteca también tenga "techo", será un argumento a su favor si existe desproporción, por ejemplo, es casi imposible que los tipos de interés alcancen el techo indicado, y en cambio la cláusula suelo se aplica con frecuencia.

Falta de información. El empresario debe verificar también la información que recibió antes de formalizar la hipoteca. Si en ésta no se hacía mención a la cláusula suelo, o si el préstamo se ofertaba a interés variable sin mencionar que había un interés mínimo fijo, podrá utilizar estas circunstancias como argumentos a su favor.

Si una empresa adquirió una local o una nave y se subrogó en la hipoteca del vendedor, debe comprobar si en el documento de subrogación se hacía mención a la cláusula suelo. En las subrogaciones es frecuente que sólo se haga referencia a que el cliente acepta las condiciones de la hipoteca, sin facilitarle una copia de ésta.

Pedir más información sin compromiso